desde la madrugada
hasta la noche del tiempo
siempre adelante y despierto
caminaba el comandante.

tajos rojos abiertos
en las calladas conciencias
que dejan salir la vida
quedaron sus palabras.

en los ríos buscan su cuerpo
por el aire lo amenazan
él escapó como siempre
nuestra memoria lo guarda.

Jesús García Pedrajas