Por Margaret Kimberley, Black Agenda Report

Traducido por Mariola García Pedrajas

Preparándose para las conversaciones sobre Siria de este mes, los medios de las corporaciones mediáticas de los EE.UU. pretenden estar preocupados por los sirios de Madaya, cogidos en el frente de una guerra iniciada de manera deliberada por los Estados Unidos y sus aliados. “Cada vez que un presidente dice Saddam debe irse o Gaddafi debe irse o Assad debe irse se crea un nuevo terror para pueblos desafortunados en un lugar lejano.” Madaya es uno de esos muchos, muchos lugares sumidos en la desgracia por culpa de los EE.UU.

Si los medios de las corporaciones mediáticas estuvieran de verdad interesados en los apuros de los sirios quizás deberían hacer el verdadero trabajo de periodismo en vez de actuar como cortesanos de la administración Obama.”

Los medios de las corporaciones mediáticas encubren las atrocidades de la política exterior estadounidense hasta unos extremos que no conocen los límites. Los principales periódicos y canales de radio y televisión han apoyado todas las mentiras oficiales, desde la resolución del Golfo de Tonkin de Lyndon Johnson en Vietnam a la afirmación de George W. Bush de que existían armas de destrucción masiva en Irak. Los reportajes informativos sobre áreas que están sufriendo las intervenciones estadounidenses deberían ser recibidos con gran escepticismo. Considerando este historial de propaganda, se debería analizar cuidadosamente el contexto de historias recientes sobre la gente de Madaya [1].

El plan estadounidense para un cambio de régimen en Siria ha matado a 250.000 personas y desplazado 9 millones más. No habría ninguna bala, bomba o asedio sin el intento de los Estados Unidos y el resto de la OTAN, Arabia Saudita y Turquía de derrocar el gobierno de Bashar al-Assad. Todas las personas que se ahogaron en el mediterráneo mientras intentaban huir del baño de sangre fueron asesinadas por los Estados Unidos. Los pueblos y ciudades que han sido destruidas por ejércitos en guerra fueron de hecho destruidos por los Estados Unidos. Sin la acción estadounidense, ninguna de las demás partes se hubiera embarcado en este proyecto.

Es importante mantener estos hechos en mente cuando se ven las imágenes de la gente muriéndose de hambre en Madaya. Los medios de las corporaciones mediáticas culpan de todo a Assad y afirman que el ejército sirio mantiene a la gente como rehén. Hay de hecho muchas Madayas en Siria con poblaciones que se mueren de hambre pero si la narrativa no sirve los intereses de la agresión occidental la historia desaparece. Según las Naciones Unidas unos 400.000 sirios están atrapados [2] por combatientes en áreas de difícil acceso y necesitan desesperadamente ayuda humanitaria.

Los pueblos y ciudades que han sido destruidos por ejércitos en guerra fueron de hecho destruidos por los Estados Unidos.”

En las ciudades de Fou’aa y Karaya [3] también se vio bloqueada la llegada de ayuda pero la gente allí fue víctima de los “rebeldes moderados” apoyados por los EE.UU. Los habitantes de estas ciudades también se vieron obligados a comer hojas. También ellos sufrieron desvanecimientos debido al hambre. Pero su sufrimiento no hacía quedar mal a Assad o hacía quedar bien a EE.UU. así que esta historia cayó directamente en el olvido.

Madaya está rodeada por el ejército sirio y también por Ahrar Al-Sham, un grupo ligado a Al-Qaeda y de aquellos llamados “moderados” apoyados por los Estados Unidos en sus intentos de cambio de régimen. Si los medios de las corporaciones mediáticas de los Estados Unidos estuvieran de verdad interesados en los apuros de los sirios quizás deberían hacer el verdadero trabajo de periodismo en vez de actuar como cortesanos de la administración Obama.

Mientras imágenes de niños hambrientos son el tema del momento de Siria, la Casa Blanca sigue con sus esfuerzos implacables para derrocar a un presidente electo sin importar las consecuencias. Un memorándum del Departamento de Estado filtrado a Associated Press [4] demuestra que la administración Obama continúa presionando para que Assad sea destituido e incluso hay una fecha, marzo de 2017, para la que planean que se vaya. Este escenario optimista asume que el ejército sirio sufrirá un colapso, una predicción que ha sido errónea desde 2011. También asume que Rusia e Irán harán un giro de 180 grados y dejarán a Assad a merced de EE.UU. Ambas predicciones son dudosas. Cuando el memorándum se hizo público el Departamento de Estados fue pillado con las manos en la masa y le sacaron los colores. Lo llamaron “una pieza de reflexión a nivel interno”, un documento no oficial y un ejercicio sin importancia.

La elección del momento para informar sobre Madaya es especialmente conveniente. Las conversaciones de las Naciones Unidas en Ginebra empezarán a finales de este mes y cualquier cosa que promueva la idea de que Assad es malvado y debe marcharse es útil. Es verdad que la gente se está muriendo de hambre en Madaya. Hay gente hambrienta por todas partes en Siria y eso es por lo que arriesgan sus vidas en botes no aptos para la navegación para llegar a Europa.

La administración Obama continúa presionando para que Assad sea destituido e incluso hay una fecha, marzo de 2017, para la que planean que se vaya.”

La guerra es un puro infierno y los estadounidenses antes de seguir a Obama o a su sucesor en sus llamados para un derramamiento de sangre necesitan mantener estas imágenes en la cabeza. Cada vez que un presidente dice que Saddam debe irse o Gaddafi debe irse o Assad debe irse se crea un nuevo terror para pueblos desafortunados en un lugar lejano.

Es importante recordar que los Estados Unidos no tienen las manos limpias como una nación humanitaria. La administración Obama impidió de forma deliberada que ayuda alimentaria llegara a los somalíes [5] en su intento por doblegar la resistencia de al-Shabaab. Esto solo se puede definir como un crimen de guerra. Sin embargo nunca vimos imágenes de somalíes muriéndose de hambre en televisión o en los periódicos.

La locura de intentar derrocar a Assad es tan obvia que el Estado Mayor Conjunto compartió información de inteligencia con su gobierno a través de intermediarios en Rusia, Israel y Alemania. Esta información proviene de Seymour Hersh [6] quien ha probado de nuevo que el verdadero periodismo aún vive. Pocos de sus colegas se atreven a preguntar qué sería de Siria si Assad cayera. Aparentemente una Libia no es suficiente para la administración Obama. Caos es el orden del momento para los Estados Unidos.

Cualquiera con la más mínima empatía quiere ayudar a la gente en Siria. La mejor forma de hacer eso es exigir que los Estados Unidos dejen el país en paz. Los sirios pueden volver a casa y reconstruir sus vidas si no hay potencias extranjeras interfiriendo con el país. Las Naciones Unidas y el gobierno sirio han prometido ayuda para Madaya y otras comunidades. Mientras tanto los estadounidenses preocupados pueden exigir que su país se mantenga al margen. La no intervención es exactamente lo que los sirios necesitan.

La columna Freedom Rider de Margaret Kimberley aparece semanalmente en Black Agenda Report. Además mantiene su propio blog [7]

Se puede contactar con ella via e-Mail en: Margaret.Kimberley@BlackAgendaReport.com

Enlaces:
[1] http://www.theguardian.com/world/2016/jan/06/residents-besieged-syrian-town-madaya-starved-to-death
[2] http://reliefweb.int/report/syrian-arab-republic/join-statement-hard-reach-and-besieged-communities-syria-enar
[3] http://en.farsnews.com/newstext.aspx?nn=13940928000934
[4] http://bigstory.ap.org/article/7e7e7d7bbebf460dafc2ec8e997a2271/apnewsbreak-us-sees-assad-staying-syria-until-march-2017
[5] http://www.blackagendareport.com/content/genocide-toll-somalia-revised-upward
[6] http://www.lrb.co.uk/v38/n01/seymour-m-hersh/military-to-military
[7] http://freedomrider.blogspot.com/

Artículo original en inglés:

http://www.blackagendareport.com/madaya_victim_of_war_against_syria