Por Nicolás García Pedrajas

Hace unos días publicábamos aquí una entrada1 en la que aventurábamos cuál iba a ser el siguiente paso en la destrucción interna de IU como partido de clase. Una vez amortizada de forma absoluta la figura de Cayo Lara, que ha desaparecido completamente de la escena, el siguiente paso era la construcción de una plataforma ajena a IU, pero por supuesto auspiciada desde dentro, que sería usada como marca blanca y la herramienta para terminar de convertir a IU en un partido sin principios ideológicos ni planteamiento de clase, en un remedo muy similar a Podemos.

En el articulo anterior sugeríamos los nombres de “Ahora la gente” o “Ahora la Moncloa”. Al final el engendro se llamará “Ahora en común”. Es una lástima que ese nombre en concreto no se nos ocurriera.

Ahora ya sabemos como se llamará el epitafio de IU. Aunque se pretende dar la imagen de que Ahora en común no ha sido una iniciativa nacida de IU, el entusiasmo con el cual los nuevos líderes de IU han acogido la iniciativa resulta muy revelador.

El llamamiento de Ahora en común confirma las peores previsiones que habíamos hecho. Es difícil crear un documento más vacío y falto de contenido. El documento es un ejercicio de absoluta vacuidad. Me gustaría que alguien me explicara que significan párrafos como este:

La necesidad de una candidatura de la gente y para la gente con ambición de transformar en común nuestro país es un clamor en las calles. Ahora en común es el nombre de un sueño que late en el corazón de una ciudadanía que anhela el cambio.”

Por cierto lo del “clamor en las calles” es una de las frases preferidas de los editoriales del ABC. No sé quiénes son una decena de intelectuales para erigirse en oráculo de lo que claman las calles.

En todo el documento no podemos encontrar ninguna referencia a principios concretos ni idea política alguna. Por supuesto, cualquier referencia a clases sociales o conceptos de izquierda está totalmente fuera de discusión.

Abrazando esto, a lo que no se muy bien cómo llamar más allá de engendro, IU renuncia a cualquiera de sus principios y se desliza de forma definitiva por la pendiente de los partidos atrapalotodo. Renuncia a la misión fundamental de cualquier partido de izquierda, la creación de conciencia de clase trabajadora, que es lo único que en el largo plazo podría revertir la actual situación de dominio absoluto del capitalismo.

Como bien dice Vigne en su última entrada en El Blog del Viejo Topo2:

¿Qué tipo de locura ha inundado nuestras trincheras, por la cual “tener principios” se considera negativo y un problema? En los tiempos que corren, la ambición y exceso de ego de los cabecillas vendedores de crecepelo político, hacen recordar el aforismo falsamente atribuido a Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”. Lo importante solo es ganar en las urnas y los principios parecen convertirse en un obstáculo, en una carga de la que hay que deshacerse para volar electoralmente.”

Pretender que es compatible la creación de conciencia de clase con el mensaje vacío de Ahora en común es ser muy inocente o muy cínico. ¿Cómo va a seguir creando IU conciencia de clase trabajada si renuncia hasta a la palabra “clase”? ¿Lo vamos a hacer en la intimidad y en catalán? ¿Cómo vamos a seguir luchando contra el capitalismo si hemos renunciado siquiera a nombrarlo y lo hemos sustituido por palabras vacías como “bipartidismo”? Aunque quizás la pregunta sería ¿aún queremos luchar contra el capitalismo? Escuchando a muchos líderes de IU yo lo dudo.

Me resulta aún más vergonzante la justificación interna que se está dando a los militantes para que acepten esta camaleónica conversión de IU en un nuevo Podemos. Se justifican el cambio de discurso en las necesidad del momento pero se afirma que los principios ideológicos siguen siendo igual de firmes y que en modo alguno se renuncia a la ideología. Me gustaría saber cómo se hace eso, yo no entiendo cómo se puede defender que un partido decente tenga un discurso externo y otro interno.

El caso de IU me recuerda a la gente que empieza en el mundo de la droga convencida que podrá controlarlo y que nunca acabará siendo un adicto. Aunque nadie lo haya conseguido antes él o ella va a ser diferente. IU está simplemente siguiendo el camino que ya hicieron primero todos los partidos socialdemócratas europeas y posteriormente muchos partidos comunistas. Me gustaría que alguien fuera capaz de ponerme un solo ejemplo de partidos de izquierda que hayan entrado en la senda del posibilismo y hayan mantenido sus principios de izquierdas. Yo le puedo dar decenas de ejemplos de lo contrario, empezando por todos los partidos socialistas europeos, PSOE, PASOK, SPD, PSF, PSP, etc., y continuando por los partidos comunistas como el PCI italiano o el PCF francés. Pero no hay que preocuparse, IU va a ser el primer partido de la historia en desprenderse de sus principios y su ideología y seguir siendo un partido de clase. Solo es necesario ver quiénes son los promotores de la iniciativa Ahora en común para darnos cuenta que es una iniciativa de clase obrera y trabajadora.

En esta batalla por descafeinar IU los primeros enemigos a batir son los internos. Todo vale para tratar de acallar las críticas dentro de IU a un proceso que para cualquier militante de buena fe le debe chirriar. Se desacreditan a las personas que mantienen sus principios ideológicas tratando de identificar de forma miserable la defensa de la ideología de izquierdas con el dogmatismo y el inmovilismo. Se inventan adjetivos absurdos como neocarrillistas. Esto último resulta especialmente irónico, cuando fue precisamente Santiago Carrillo el precursor del proceso de destrucción del PCE que ahora culmina con Ahora en común. ¿Acaso no es Ahora en común a IU lo que fue el eurocomunismo al PCE en los 70?

El proyecto de nuevo nace con la falsedad de tratar de venderlo como una iniciativa de abajo, cuando es algo cocinado desde la cúpula política, como lo fue y es Podemos. ¿Dónde están esas asambleas ciudadanas que han creado este proyecto? La gran mayoría de precursores del manifiesto son cargos políticos u orgánicos de IU, Equo o del sector crítico de Podemos. ¿Es eso una iniciativa desde abajo? Los acuerdos se están fraguando en reuniones de los líderes y se dan cocinados a los militantes. En IU se están aprobando en la presidencia y el consejo político antes de que se debatan en ninguna asamblea. 

Y de nuevo se empieza la “construcción de una alternativa” sin contenido real. La única discusión es quién va a ir en la lista y dónde. Nada más. Siendo este engendro una continuación natural de Ahora Madrid no debe extrañarnos nada. Al fin y al cabo ya dejó claro Manuela Carmena que para ella el programa electoral era un conjunto de sugerencias”. Me gustaría también que alguien me explicara cómo se puede votar a una iniciativa sin programa. Para eso hace falta mucha fe, y yo soy ateo.

Se usa como único atisbo de programa la referencia a la declaración de derechos humanos. Por cierto, ¿dónde habré oído eso antes?. La referencia a la declaración de derechos humanos, un enunciado de derechos en los que todo el mundo estaría de acuerdo, es un absurdo como programa de gobierno. Nada hay en esa declaración que permita realizar un decidir lo que debe hacer un ejecutivo. Un gobierno debe definir su postura respecto a la OTAN, el imperialismo, el TTIP, la banca pública, la educación concertada en manos de la Iglesia Católica, la financiación de la sanidad pública, el sistema de pensiones, la reforma laboral, la renacionalización de los sectores estratégicos privatizados, el modelo de estado, la política de infraestructuras, la política exterior, etc. ¿De dónde sacamos todo esto en la declaración de los derechos humanos?

Un partido con base ideológica permite que el programa de gobierno surja de forma natural. En IU espero una política inequívoca de defensa del pueblo palestino que sufre la agresión constante del estado de Israel. ¿Puedo esperar lo mismo de Ahora en común? Cuando pregunto a mis compañeros de IU partidarios de la “unidad popular” la respuesta que recibo es tremendamente deprimente. El argumento es que IU seguirá defendiendo al pueblo palestino, pero que en la “unidad popular” esos temas no se tocan porque provocan división.

Además, este tipo de engendros viven de espaldas a la realidad. Los acontecimientos de la última semana en Grecia han dejado claro cuáles son los límites de los partidos reformistas dentro del sistema capitalista. Tras un esperpéntico referéndum, que aún no sabemos con qué objeto se convocó, el gobierno de Syriza ha aceptado un acuerdo aún peor que el sometido a referéndum y rechazado mayoritariamente por la ciudadanía. Tras este ejemplo de realidad política, ¿vamos a seguir pensando que iniciativas pequeño burguesas como Ahora en común van a suponer un cambio real del sistema económico? ¿Puede haber un cambio real de las políticas en España dentro del marco del euro? Es evidente que el caso griego nos muestra claramente que no.

Las apelaciones patéticas a acabar con el bipartidismo resultan también ridículas. ¿Qué es el bipartidismo si no simplemente el representante del capital en la tierra? ¿Acaso cambiando el sacerdote del capitalismo va a cambiar el dios del capital?

Pero para mi, sin duda lo que me resulta más deprimente, por no usar un adjetivo mucho peor, es ver como IU se desliza por la senda de la desideologizacion pequeño burguesa mientras sus lideres “comunistas” aplauden, la mayoría de los militantes están tan contentos con estas iniciativas “de la gente” y solo un puñado de militantes de base tratamos de defender los principios de la izquierda mientras se nos mira con sorna y condescendencia.

Cuando apareció Podemos ya dijimos algunos que era solo un montaje del capitalismo para desactivar el ascenso de IU, mientras los que ahora dirigen IU afirmaban que la unión con Podemos era inevitable. Ahora todo el mundo en IU critica a Podemos, pero no por su condición de partido sin ideología, sino simplemente porque Pablo Iglesias ha criticado duramente a IU. ¿Estos son nuestros principios? ¿Acaso es Podemos ahora más criticable que hace un mes? ¿Acaso ha cambiado algo en el discurso político de Podemos que la hace menos agradable a IU? No, solo ha cambiado el hecho de que Podemos ha dejado claro que no quiere bailar con IU.

Ahora criticamos a Pablo Iglesias por su autoritarismo y sectarismo, pero ¿acaso no era el funcionamiento de Podemos igual hace un mes? ¿Acaso los líderes actuales de IU se están comportando de forma diferente en IU? ¿No se ha acumulado de la misma forma todo el poder del partido en muy pocas manos y la voz del partido es prácticamente única?

Incluso, con la poca confianza que me queda en los líderes actuales de IU, y la nula en los de Podemos, no es descartable que todo esto sea teatro. No es descartable que la unión entre Podemos y la marca blanca de IU baja en cafeína, Ahora en común, esté ya pactada y estemos simplemente asistiendo a una puesta en escena para hacerlo todo más paladeable a las bases de Podemos e IU. En el caso de IU creo que es trabajo innecesario, ya han demostrado ser capaces de aceptarlo todo. Para seguir haciendo sugerencias, Podemos Ahora o Podemos en Común quedaría muy bonito, y tan vacío de contenido como hasta ahora.

Con Ahora en común se cierra el último capítulo de la historia de IU. La existencia o no de IU después de las elecciones es indiferente una vez se ha renunciado a seguir siendo un partido de clase trabajadora. De la misma forma el éxito electoral o no de Ahora en común es algo que solo supondrá una diferencia para los aspirantes a cargos en sus listas, pero que de ninguna forma significará nada para la clase obrera y trabajadora.

Salud y república

1http://www.agendaroja.org/2015/06/tercera-fase-ahora-la-gente-ahora-podemos-ahora-la-moncloa-o-algo-asi/

2http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2015/07/echar-al-pp-para-que-el-deslizamiento.html