Un comentario de Glen Ford para Black Agenda Report

Traducido por Mariola García Pedrajas

Estados Unidos, Arabia Saudita y al Qaeda luchan del mismo lado en las guerras de Siria y Yemen. De hecho, “la red internacional de yihadistas debe su misma existencia a Estados Unidos,” que “creó la estructura global de terror” en Afganistán a finales de los 70. Sin embargo, los intereses yijadistas e imperialistas son en última instancia irreconciliables. Al final, Estados Unidos será expulsado de la región y la realeza saudí perderá sus cabezas.

Al Qaeda y EEUU luchan del mismo lado en Yemen, y lo mismo en Siria.”

En Yemen, en Siria, en Irak y en Libia, Estados Unidos está representando el último capítulo sangriento de su intento de dominar la cuenca energética del mundo, a través del terror. La política de Washington en el mundo musulmán y árabe siempre ha sido el terror: el terror de la conmoción y el pavor en Irak, en 2003; los terrores constantes infligidos por el “estado número 51”, Israel, quien ha librado guerras sin fin contra sus vecinos con impunidad durante casi 70 años bajo el paraguas militar y diplomático de EEUU; el terror que sin que mediara provocación alguna hizo llover las bombas de la OTAN sobre Libia durante siete meses, en 2011, permitiendo que la noche oscura del yihadismo y la limpieza étnica descendiera sobre el que había sido el país más prospero de África, y que después envió estos yihadistas a cometer un baño de sangre similar en Siria. La red internacional yihadista debe su existencia misma a Estados Unidos, el cual, en una empresa conjunta con Paquistán y Arabia Saudita, gastó miles de millones para crear la infraestructura global de terror con sus cuarteles generales en Afganistán, desde finales de los 70.

Más de tres décadas después, Estados Unidos y sus sucios y ricos aliados de la realeza árabe del Golfo Pérsico se han vuelto totalmente dependientes de los yihadistas que han lanzado contra la humanidad. El respaldo permanente al estado israelí, y sus propios crímenes épicos en Oriente Medio hacen que Estados Unidos no tenga ningún aliado natural entre los pueblos. Además, el muy arraigado racismo de Estados Unidos lo incapacita para negociar de manera competente los servicios de los yihadistas islámicos para que libren las batallas del imperialismo. Por eso – y para que corran con parte de los gastos – EEUU necesita a los saudíes y a otros árabes adinerados.

Dependencia mortal

Los reyes y emires árabes también dependen de los yihadistas, puesto que sus propias fuerzas armadas están compuestas principalmente de mercenarios. El político musulmán que gobierna Turquía también confía en los yihadistas para que libren su guerra contra Siria, puesto que se arriesgaría a generar el caos en su propio país – y a ser expulsado del gobierno – si atacara a Siria directamente.

Los estadounidenses y saudíes creyeron que podían comprar los servicios de los yihadistas, y después deshacerse de ellos cuando ya no les hicieran falta. En vez de eso, han creado un Frankenstein, uno de cuyos componentes, el Estado Islámico, ya ha declarado su intención de borrar del mapa las monarquías árabes – junto con el Gran Satán, EEUU. Las otras ramas de Al Qaeda también se volverán contra sus creadores, cuando llegue el momento. ¿Quién quedará, entonces, para defender los intereses del imperio en la región?

Recientemente la CIA envió un drone para matar al número uno de al Qaeda en Yemen, en la ciudad de Mukalla. El aeropuerto de Mukalla es el único en Yemen que Arabia Saudita no ha bombardeado, ya que los saudíes son aliados de Al-Qaeda en su guerra contra los hutíes. De hecho, dependen de Al Qaeda, puesto que el ejército saudí es incapaz de ocupar Yemen. EEUU es también un aliado clave de Arabia Saudita en la guerra de Yemen. Al Qaeda y EEUU luchan del mismo lado en Yemen, y lo mismo ocurre en Siria. Pero, por supuesto, sus intereses son irreconciliables. Al final, los yihadistas, cuya fuerza ha crecido de manera exponencial, seguirán siendo una fuerza en la región, y EEUU será expulsado, y rodarán las cabezas de la realeza saudí.

Artículo original en inglés:

http://www.blackagendareport.com/u.s._jihadists_in_love_and_war