La criminalización de las Naciones Unidas

Por Prof. Michel Chossudovsky, Global Research, 8 de enero de 2015

Traducido por Mariola García Pedrajas

Nota de los editores del blog: Hemos traducido este artículo porque no parece de interés para entender hechos de gran actualidad, frente a la imagen totalmente distorsionada que ofrecen los medios de comunicación. Michel Chossudovsky nos recuerda que es precisamente Estados Unidos y sus aliados o estados clientes los arquitectos del llamado terrorismo islámico, los que han organizado el reclutamiento de combatientes para estos grupos, los han financiado, entrenado, armado y equipado, para usarlos como fuerza de choque a su servicio en guerras de conquista que, como selaña Chossudovsky, transforme países en territorios. Les han hecho incluso tareas de relaciones públicas cuando era necesario, como cuando estaban siendo usados para derrocar al gobierno de Libia y posteriormente Siria. Como bien índica M. Chossudovsky es la propaganda permanente de los medios de comunicación lo que hace que esta gran mentira, una guerra de conquista disfrazada de lucha contra el terrorismo por parte de los arquitectos de ese mismo terrorismo, no se venga abajo como un castillo de naipes. Un caso reciente en que esta propaganda ha alcanzado cotas de gran cinismo es el de Siria. Los medios de comunicación pasaron de la noche a la mañana, sin transición alguna, de hablar de aquellos que estaban actuando militarmente contra el gobierno sirio como fuerzas democráticas luchando por la libertad, a presentarlo como terroristas y usar su presencia como la justificación para bombardear Siria por parte de potencias extranjeras sin necesidad de cumplir legalidad alguna. En los días en que estos grupos, organizados, equipados y armados, entrenados, asistidos permanentemente, por Estados Unidos y sus estados clientes andaban al asalto del gobierno de Libia y posteriormente de Siria, el terrorismo islámico no debía de estar cometiendo atrocidades, o por alguna razón misteriosa, éstas estaban pasando inadvertidas para los medios de comunicación, ya que desaparecieron completamente de los mismos. En el mismo momento en que el asalto al gobierno de Siria se vio que no iba a funcionar, sin posibilidad de darle a estos grupos cobertura aérea por parte de la OTAN como en Libia, y se los empezó a usar de excusa para bombardear la propia Siria, volvimos a desayunar, almorzar y cenar con imágenes de decapitaciones y secuestros de occidentales.

Bajo el auspicio de Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con el presidente Obama presidiendo la sesión del Consejo, los Estados Unidos han hecho un llamado a que la comunidad internacional adopte fuerte medidas, a nivel nacional e internacional, para impedir el reclutamiento de combatientes por parte del Estado Islámico.

Lo que no se menciona en los reportajes de los medios de comunicación es que los jefes de estado y jefes de gobierno que han respaldado la campaña de los Estados Unidos contra el Estado Islámico, aconsejados por sus respectivos servicios secretos, saben perfectamente que los servicios de inteligencia de EEUU son el arquitecto oculto del Estado Islámico, el cual es parte de una vasta red de entidades terroristas “yihadistas” apoyadas por EEUU. Los distintos países son o bien forzados a apoyar la resolución promovida por EEUU o bien cómplices de su agenda terrorista.

En caso de que lo olvidemos, Arabia Saudita, Qatar, han estado entrenando a los terroristas del ISIL de parte de los Estados Unidos. Israel mantiene al Estado Islámico (ISIL) en los Altos del Golán, la OTAN en contacto con el alto mando turco ha estado desde marzo de 2011 implicada en la coordinación y el reclutamiento de combatientes yihadistas enviados a Siria. Lo que es más, las brigadas del ISIL tanto en Siria como el Irak están integradas por fuerzas especiales y consejeros militares occidentales.

Todo esto se sabe y está documentado, y a pesar de ello ni uno solo de los jefes de estado o jefes de gobierno ha tenido el coraje de señalar lo absurdo de la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas promovida por EEUU, que fue adoptada por unanimidad el 24 de septiembre.

Llamar “absurdo” a lo que está pasando es quedarse corto. De lo que estamos siendo testigos es de un proyecto criminal bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Pese a que la diplomacia internacional se basa con frecuencia en el engaño, las mentiras de la política exterior de EEUU ya no son creíbles. Estamos siendo testigos de una rotura total de la práctica diplomática establecida. La “Verdad Prohibida” es que el Estado Islámico es un instrumento de Washington un “recurso de la inteligencia” de EEU. ISIL no es una entidad independiente, ni un “enemigo exterior” que amenaza la seguridad global, como transmiten los medios de comunicación occidentales.

Aunque todos saben esto, la gran mentira prevalece. La Mentira se convierte en la Verdad.

La resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hace un llamado a los estados miembros para que “supriman el reclutamiento, organización, transporte, equipamiento, y financiación de combatientes terroristas extranjeros.” Especialmente, la resolución apunta a la “necesidad urgente y en particular de implementar esta resolución con respecto a esos combatientes terroristas extranjeros asociados con ISIL (Estado Islámico de Irak y el Levante), ANF (Frente A-Nusrah), y otras células, afiliados, grupos separados o derivados de Al-Qaida…..” ¿Pero no son estos precisamente los “combatientes por la libertad de la oposición” entrenados y reclutados por la alianza militar occidental en su cruzada para derrocar al gobierno de Bashar Al Assad?

Los combatientes del ISIL son los soldados de a pie de la alianza militar occidental. Su mandato tácito es sembrar el caos y la destrucción en Siria e Irak, actuando de parte de sus promotores de EEUU. El objetivo final es transformar países en territorios.

Los líderes políticos presentes en la sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aplaudieron la iniciativa contraterrorista de EEUU. El presidente de Francia François Hollande señalo que “el terrorismo ha tomado una nueva dimensión, y quiere ahora conquistar territorio.”

Varios aliados de EEUU incluyendo Jordania, Turquía, Arabia Saudita y Qatar que están actualmente implicados en el apoyo a ISIL y Al Nusrah, se han implicado ahora en los ataques aéreos promovidos por EEUU que tienen supuestamente como blanco el ISIL dentro de Siria.

Turquía y Jordania son países fronterizos a Siria. Arabia Saudita y Turquía comparten frontera con Irak. La implicación militar directa de estos países apunta a un escenario de escalada de la guerra sectaria extendiéndose desde el Mediterráneo a Asia Central.

A este respecto, Turquía ya ha anunciado que se implicará en acciones sobre el terreno dentro de Siria e Irak. El recientemente elegido primer ministro Ahmet Davutoğlu anunció (un día antes de la reunión del Consejo de Seguridad) que su gobierno buscará el apoyo del parlamento turco para intervenir militarmente tanto en Irak como en Siria.

Lo que está en juego aquí en una llamada “zona de exclusión aérea” disfrazada, una justificación para bombardear Irak y Siria bajo un mandato contraterrorista, dirigido principalmente contra la infraestructura económica a la vez que contra la población civil. Los arquitectos políticos del Estado Islámico incluyendo el presidente Obama, el primer ministro Cameron y sus homólogos en Francia, Turquía, Arabia Saudita, Qatar, et al., están ahora librando una campaña militar contra el Estado Islámico, el cual crearon ellos mismos. Se contempla también el poner tropas sobre el terreno. Según fuentes del gobierno iraquí, EEUU enviará 13.000 soldados a Irak.

¿Los líderes de los países occidentales son totalmente ignorantes y estúpidos, o totalmente corrupto y cómplices? “Los Terroristas Somos Nosotros.” Lo que es más, parecen ignorar completamente las implicaciones a gran escala de sus acciones.

La propaganda es un acto criminal según Nuremberg: Crimen contra la Paz. Con su ratificación de las mentiras y montajes de la política exterior de EEUU, los medios de comunicación de masas son cómplices de crímenes de guerra.

El primer ministro de Gran Bretaña David Cameron llevará el asunto al parlamento británico. Se contempla la revocación de la ciudadanía tanto en Gran Bretaña como en Canadá para aquellos sospechosos de apoyar el movimiento yihadista. Al tiempo que el primer ministro de Gran Bretaña ha hecho un llamado al Gobierno de su Majestad para que “restrinja o rescinda el pasaporte de británicos yihadistas…La ministra de Interior Theresa May ha amenazado con privar a los británicos que ya están luchando con el Estado Islámico de su ciudadanía….”

Irónicamente, el primer ministro Cameron es cómplice de facilitar y organizar dentro de Reino Unido el reclutamiento de británicos yijadistas. Y de hecho, uno puede sugerir, mientras espera la formulación de cargos criminales, que su pasaporte debería ser revocado por “apoyar al movimiento yihadista”.

George W. Bush afirmó en 2001, “o estás con nosotros o estás con los terroristas.” La verdad prohibida es que EEUU está implicado en una empresa diabólica: ha creado una red de terror islámica con vistas a destruir países soberanos y ahora está librando una guerra contra su propia red de terror. Sin la propaganda de los medios de comunicación, esta agenda militar disfrazada de contraterrorismo se vendría abajo, se derrumbaría como un castillo de naipes.

El presidente de EEUU y su aliado británico “son los terroristas”, ellos son los “estados que apoyan el terrorismo”, con vistas a librar una guerra de conquista. Las Naciones Unidas son cómplices en esta empresa.

Artículo original en inglés:

http://www.globalresearch.ca/the-terrorists-r-us-the-islamic-state-big-lie-and-the-criminalization-of-the-united-nations/5404146