No creáis que he muerto

no creáis que he muerto

al ser derrotado

las huellas sólo están vacías

si no se han labrado.

no penséis que me he perdido

sólo estoy cansado

de mirar la tierra rota

y los sueños arrasados.

no digáis que he huido

si en el campo he quedado

no miréis el cielo

mirad vuestras manos.

no me cerréis los ojos

porque aún no he llorado

ni he visto las cadenas

rotas por los arados.

no quiero morir,

aún no he terminado

de andar sencillo

y de besar despacio.

si dejáis vuestras voces

atadas a vuestros labios

que una mortaja de ramas

me hiera los brazos.

pero si recordáis mi risa

y cantáis mi llanto

que mis gritos muertos

golpeen como hachazos.

Jesús García Pedrajas