Por C. Uzondu, blackagendareport.com

Traducido por Mariola y Jesús María García Pedrajas

Lo último que necesita Haití es ayuda de gente como la de Monsanto Corporation, proveedor de semillas que esclavizan a los granjeros. “En lugar de facilitar la intensificación del saqueo capitalista de Haití, decenas de miles de granjeros eligen resistir al poder corporativo” – con fuego.

“Como todo aquel que trafica con drogas, Monsanto quiere que sus clientes se hagan adictos.”

Las semillas de la muerte fueron quemadas el 4 de Junio de 2.010. Los granjeros haitianos, muchos de ellos miembros del Mouvement Nacional des Paysans de Congrès de Papaye (MPNKP) y del Movimiento Campesino de la Papaya (MPP), no ven con gratitud el “regalo” de Monsanto.

Siguiendo los pasos del terremoto de Haití, Monsanto, la mayor compañía de semillas mundial decidió que donaría semillas “gratis” a Haití. Según la página web de Monsanto, “la donación de semillas híbridas a Haití se hace por los granjeros, el pueblo y la comida.” (1) Mucho más rápido que muchos de los millones prometidos en la conferencia de “donantes” para Haití, llegaron las semillas de Monsanto.

Una cálida – bueno, eso sería quedarse corto, una realmente ardiente – bienvenida esperaba al “regalo” de Monsanto. Los campesinos haitianos protestaron contra ese regalo mortal, la donación de semillas que el Ministro de Agricultura haitiano legitimizó. Las semillas híbridas fueron quemadas. A Monsanto y la agroindustria controlada por las corporaciones multinacionales, los granjeros haitianos le dijeron un fiero: “Ni hablar.”

[Continuar leyendo…]