Consideramos que este artículo presenta información de gran interés sobre un tema que se ha manipulado como pocos. Sin embargo, quisiéramos hacer una aclaración, el artículo muestra como se han manipulado medios de comunicación, organizaciones de derechos humanos y tribunales internacionales para favorecer los intereses del régimen de Kagame, ¿pero como ha sido esto posible? Ningún gobierno del llamado tercer mundo, incluyendo el actual gobierno de Ruanda, tiene esa clase de poder. La clave se encuentra al final del artículo, Kagame es uno de los hombres destacados de AFRICOM en África Central. Es decir, Kagame está al servicio de aquellos que sí tienen el poder de manipular medios de comunicación de masas, organizaciones de derechos humanos generalmente radicadas en occidente y tribunales internaciones. Concerniente a la manipulación del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) nos gustaría llamar la atención del lector sobre otro artículo cuya traducción se publicó también en esta página, Ruanda: ocultando la verdad sobre el genocidio, de Barrie Collins. En ese artículo se muestra como cuando la fiscal del TPIR Carla Del Ponte intentó investigar la implicación del Frente Patriótico Ruandés (FPR) en el derribó el avión del presidente Juvenal Habyarimana alegando que “si es el FPR el que derribó el avión, la historia del genocidio debe ser re-escrita”  fue abruptamente relevada de su cargo y enviada a La Haya.

Por Keith Harmon Snow

Los gobiernos europeos y de EEUU y los sionistas hacen uso de la acusación de “genocidio” en Ruanda para promover los intereses israelíes e imperialistas en África, y convertir en héroes a los mercenarios más mortíferos de EEUU en el continente, la dictadura militar de la minoría Tutsi en Ruanda. El régimen ha sacado una lista de sus críticos como objetivos a elminar, incluyendo a esta autora.

Se me ha advertido que permanezca lejos de Ruanda por parte de ruandeses que residen en el país.”

Mi experiencia con la región de los Grandes Lagos de África empezó en 1991. Cuando viajaba por el sur de Uganda fui testigo de los disparos a un hombre desarmado por parte de asaltantes desconocidos considerados rebeldes del Frente/Ejército Patriótico Ruandés (FPR). Desde entonces he trabajado sin descanso para sacar a la luz la verdad sobre la guerra en la República Democrática del Congo (RDC) y el “genocidio” en Ruanda. Empecé a investigar e informar sobre crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en Ruanda en 1995; empecé a informar sobre acontecimientos en Zaire (RDC) en 1996. En el año 2000 en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) en Arusha, Tanzania, investigué el caso del comandante Bernard Ntuyahaga, ex- Forces Armée Rwandaise (ex-FAR), un aclamado “cabecilla genocida” Hutu, al que conocí personalmente allí.

[Continuar leyendo…]