Por Nicolás García Pedrajas

El editorial del diario ABC del día 31 de marzo [1] es un alegato en defensa de la actuación de la iglesia católica en su defensa de los curas pederastas. Resulta irónico que un periódico tan “preocupado” siempre por la infancia se muestre tan comprensivo con aquellos curas que apoyándose en una posición de poder se han dedicado a abusar sexualmente de niños y niñas, y con la jerarquía católica que ha amparado y tapado a los delincuentes. Pero lo que ya resulta patético es la siguiente justificación para que la justicia no actúe contra ellos:

“Pero a quienes reclaman que, en todo caso, se aplique el rigor de las leyes, deberían recordar que incluso las legislaciones civiles son conscientes del daño añadido que puede sufrir la víctima de violencia sexual con la recreación del crimen en un proceso penal.”

Blanco sobre negro, ABC propone dejar a los violadores libres por el beneficio de la víctima.

¡Cómo se puede ser tan miserable!

[1] http://www.abc.es/20100331/opinion-editorial/inquisicion-contra-iglesia-20100331.html