Una de las noticias relativa a la política de EE.UU. que en el último año más ha aparecido en la prensa es sin duda la “reforma sanitaria” que Obama pretende llevar a cabo con el supuesto objetivo de mejorar la posición del sistema de salud de EE.UU., que según la OMS se sitúa en el puesto 37 del mundo, a pesar de tener el gasto per capita mayor del mundo por una amplia diferencia. Sin embargo, una vez filtradas las noticias, especialmente una vez eliminadas las continuas alabanzas a Obama, lo primero que llama la atención es la falta absoluta de información sobre el contenido real de la reforma sanitaria, incluso una vez el proyecto de ley inició su debate en el congreso. Si se hace una búsqueda se encontrará un gran cantidad de artículos, editoriales y columnas de opinión. En la gran mayoría de ellos sólo se encontrará una orgía de elogios a la reforma de Obama, que suelen ir de lo cómico a lo grotesco. Sin embargo, si se pretende conocer exactamente en qué consiste la reforma la tarea es muchos más ardua.

Si se toma uno el trabajo de tratar de conocer la reforma, y después de muchas horas de búsqueda de información, lo primero que se llevará será un gran sorpresa. Aunque la mayoría de medios de comunicación han vendido que la reforma consiste es algo parecido a una universalización del sistema de salud como el que existe en la mayoría de paises desarrollados económicamente, esto es absoulatemente falso. El punto fundamental es la obligatoriedad de estar asegurado, de la misma forma que que es obligatorio el seguro de un automóvil [1]. Sin embargo, el precio de este seguro correrá por cuenta de los trabajadores, que tendrán que pagar los precios desorbitados con los que se lucran las aseguradoras, farmacéuticas, médicos y hospitales. Solamente los muy pobres podrán seguir acudiendo al Medicare. La situación es incluso peor que la actual, ya que se pretende que Medicare, en una situación ya bastante precaria debido a los continuos recortes de presupuesto, ahorre un total de 3 billones de dólares en 5 años. Con ello, los grupos más desfavorecidos y débiles, como las personas mayores verán perjudicada su situación al reducirse las coberturas actuales del Medicare.

Los grandes beneficiados serán sobre todo las seguradoras. La mayoría de nuevos asegurados son personas jóvenes y saludables que tendrán que pagar costosos seguros que rara vez usarán. Precisamente el segmento más rentables para las compañías.Por ello, quién sí tiene muy claro de que va el sistema es Wall Street y las grandes aseguradores. El día después del discurso de Obama presentando su reforma el precio de las acciones de las aseguradoras creció durante 5 días consecutivos.

Como en muchos otros casos, se argumenta que la opción privada es más eficiente y barata que la pública. Y como en todos esos casos es una enorme falsedad. Como ejemplo de la “eficiencia” de la sanidad privada baste el dato de que casi el 40% del coste de los seguros privados se gasta en gestión. En los sistemas públicos de salud el gasto en gestión suele rondar el 15%.

El recorte de Medicare se combina con la creación de “mercados de pólizas de salud” (health insurance exchanges) que se ofrecen como la solución mágica para que las personas en peor situación puede hacer frente a un seguro médico. En estos mercados las asguradoras podrán ofertar pólizas más baratas para aquellos que no pueden acceder a las pólizas normales de las compañías. Sin embargo, estos mercados de pólizas no comenzarán hasta 2013. Pero la peor noticia sobre ellos es que estos mercados ya fracasaron antes [2] en Texas y en otros estados. Además, aunque en un principio estos mercados de pólizas iban a contar con una opción pública que competiría con las ofertas privadas para evitar el sobrecoste habitual de las pólizas privadas, Obama ha retirado esta opción en su última propuesta [3]. Espero que alguien sea capaz de explicar por qué las aseguradoras van a ofrecer pólizas más baratas cuando no hay ninguna competencia que las obligue.

No son sólo las aseguradoras las beneficiadas. Las farmaceuticas obtendrán nuevos beneficios, como la imposibilidad de fabricar genéricos para medicamentos “biológicos”, lo que incluye a todas las vacunas y antivirales.

El plan incluye también un comisión que tiene la facultad de decidir qué tratamientos son los más eficientes desde el punto de vista económico [4]. El objetivo de esta comisión será el recorte brutal del gasto en Medicare, con lo que de nuevo los que más sufrirán con la reforma serán los más desfavorecidos.

Y ahora sigamos elogiando al mesías Obama…

[1] http://tns1.blackagendareport.com/?q=content/played-betrayed-health-care-delayed-house-passes-bailout-private-insurance-companies

[2] http://www.elmundo.es/america/2010/02/22/estados_unidos/1266859930.html

[3] http://www.wsws.org/articles/2009/sep2009/obhc-s11.shtml

[4] http://www.nytimes.com/2009/10/06/opinion/06mcgarr.html?_r=1

http://tns1.blackagendareport.com/?q=content/played-betrayed-health-care-delayed-house-passes-bailout-private-insurance-companies