Este discurso es de Mike Prisner, ex-soldado de 10th Mountain Division. Sirvió en Iraq y estuvo en Abu Ghraib.

Es una de las declaraciones más lúcidas que he visto en mucho tiempo.