Por John Maxwell

Traducido por Mariola García Pedrajas

Franceses y estadounidenses conspiraron para humillar y explotar a Haití a lo largo de la historia de esta la primera república negra del mundo. Ahora, en este tiempo de catástrofe, reclaman una relación especial basada en una historia compartida. Qué sinsentido vergonzoso y soez – como si la víctima y el perpetrador de una atrocidad compartieran algún lazo que debiera ser atesorado.

¿Si comparten su dolor, por qué no dejan de causarlo?”

Si compartieran mi dolor no seguirían haciéndome sufrir, torturándome, negándome mi dignidad y mis derechos, especialmente mi derecho a la autodeterminación y la autoexpresión. Hace seis años enviaron a su Embajador Extraordinario y Ministro Plenipotenciario a realizar una acción ilegal según las leyes de su país, mi país y las de la comunidad internacional de naciones.

[Continuar leyendo…]