Por Nicolás García Pedrajas

Ayer se celebraron elecciones a gobernador en Virginia y Nueva Jersey. El partido demócrata ha perdido ambas elecciones pese al “efecto Obama”. En especial es dolorosa para ellos la pérdida de Nueva Jersey después de 20 años en el poder.

A esto se une una popularidad de Obama inferior al 50%, algo que ningún presidente desde hace muchos años había sido capaz de obtener después de menos de un año en el poder.

Está claro que el cuento Obama se diluye. Una cosa son los discursos y las frases grandilocuentes y otra hacer cosas. Y lo que ha hecho hasta ahora es seguir la senda de George Bush.