Afortunamente. Aunque en la derecha haya muchos que echan de menos la “extraordinaria placidez”.

Franc