Hermanos

 

¡Hermanos!, ¡hermanos!

Sus voces golpean como las piedras

Quebrando el asfalto

Bajo las botas de los soldados.

 

El pasado los mira,

Cubierto de sangre

Se ríe de sus labios

A gritos llamando.

 

Recorren las calles

Vientos de silencio

Fríos como negros recuerdos

De verdes muertes.

 

Lluvia y lágrimas valientes

Borran la sangre,

Callan el viento

Animan las calles.

 

Mil voces, una

Un corazón, ciento

Golpean el tiempo

No muere Honduras.

 

Jesús García Pedrajas