Por Nicolás García Pedrajas

Los defensores de la privatización de los servicios públicos usan de forma constante como argumento la supuesta superioridad de la gestión privada, que según ellos es capaz de ofrecer mejores servicios y más económicos. Poco importa que todos los ejemplos de privatización hayan supuesto una degradación del servicio y una subida del precio. Poco importa, porque realmente lo que pretenden estos defensores de la privatización es obtener el negocio de repartir el dinero recaudado con los impuestos para engordar sus ya repletos bolsillos.

Uno de los últimos inventos es la “externalización” de servicios públicos. La idea consiste, básicamente ,en que en aquellos casos que no se puede privatizar directamente, por la fuerte oposición que habría, como en el caso de la sanidad o la educación, se privatizan poco a poco los servicios, hasta que al final queda un cascarón vacío, nominalmente público, pero totalmente en manos privadas.  Los defensores de este mecanismo, que casualmente les da beneficios obscenos a costa del trabajo de todos, argumentan que se externalizan los servicios para hacerlos más eficientes y baratos. La siguiente noticia aparecida hoy en Reino Unido cuenta una historia muy diferente y mucho más ajustada a la realidad [1]:

CIRUGÍA FANTASMA: Compañías privadas de salud han facturado operaciones que no se han realizado

Las compañías de salud privada han cobrado al Sistema Nacional de Salud (NHS) mil millones de libras en operaciones y tratamientos que nunca se han llevado a cabo.

Este hallazgo, reunido a través de peticiones basadas en la Ley de Libertad de Información, ha llevado a peticiones de una investigación de las compañías insignia de los Centros de Tratamiento Sectorial Independientes (ISTC).

Ayer el nuevo Ministro de Sanidad Andy Burhham se enfrentó a demandas para revelar los acuerdos del Gobierno.

Los ISTC se crearon hace cinco años para permitir a los compañías privadas ayudar a reducir las lista de espera del NHS.

Allyson Pollock, una experta en finanzas que llevó a cabo el estudio, encontró que muchas estaban infrautilizadas debido a problemas y otras eran impopulares debido a su localización.

Ella ha afirmado: “No hay nada de eficiente en que el NHS pague miles de libras por operaciones que no se han realizado y el sector privado se embolse el dinero”.

El Departamento de Salud paga por adelantado por el cuidado del paciente y el dinero que queda al final del contrato pueden quedárselo los centros, incluso si no han realizado el trabajo.

La profesora Pollock calcula que el NHS ha sobrepagado alrededor de mil millones de libras en cinco años y teme que una suma similar haya sido perdida “casi con seguridad” en una segunda tanda de contratos valoradas en 3.500 millones de libras.

El Sunday Express puede revealr que Netcare, el primer centro independiente en completar un contrato de cinco añosl, habrá realizado 34.000 de las 44.735 operaciones cataratas contratadas con el NHS.

Un portavoz dijo: “Se nos ha pagado por las operaciones que no han sido realizadas. Ambas partes éramos conscientes cuando se redactó el contrato que esto podía pasar”.

El NHS ha tenido que pagar millones de sus fondos después de que 13.000 MRS escáners fueran pagados pero no realizados en un centro externo”.

En esto consiste la “externalización”. Tanto las empresas que entran en el negocio como los responsables públicos que realizan los contratos saben que no se trata de mejorar o abaratar el servicio. Se trata, como siempre en este sistema capitalista, del trasvase de fondos públicos a manos privadas.

Es como un moderno Robin Hood, sólo que al revés, roba a los pobres para hacer a los ricos mucho más ricos.

[1] http://www.express.co.uk/posts/view/105911/Scandal-of-NHS-1bn-loss