Por Nicolás García Pedrajas

Noam Chomsky afirma en una reciente entrevista [1]:

“Es una crisis de alcance mundial, y es muy grave. Resulta sorprendente que el modo de encarar la crisis los países occidentales contradiga tan manifiestamente al modelo que ellos mismos predican para el Tercer Mundo. Cuando hay crisis en Indonesia, o en Argentina, o en cualquier otro sitio, se les exige que suban mucho las tasas de interés y que privaticen la economía y recorten el gasto público. Este tipo de medidas. En Occidente, en cambio, exactamente lo contrario: bajar los tipos de interés a cero, nacionalizar, si es necesario, inyectar dinero público en la economía, contraer enormes deudas. Exactamente lo contrario del modo por el que se supone que el Tercer Mundo tiene que satisfacer sus deudas. Me parece notabilísimo que se deje pasar eso sin mayores comentarios.”

La afirmación retrata muy bien toda la hipocresía que hay en la base del capitalismo. Cuando los países pobres se enfrentan a crisis la medicina es recorte de las ayudas a las empresas y recorte en el gasto público. Se niega apoyo a los parados, se deja que caigan en la miseria millones de personas, afirmando que es lo mejor a largo plazo. Sólo los más fuertes deben sobrevivir por el “bien de la economía”. Sin embargo, si la crisis afecta a los países ricos la cosa cambia, se invierten billones de euros en reflotar a las empresas y a los bancos, y se olvida todo lo que se ha hecho en el tercer mundo.

Será porque se sabe que esas recetas sólo llevan a la miseria y sólo benefician a las grandes corporaciones.

No hay que preocuparse, los defensores del capitalismo seguro que encuentran alguna forma de justificar una más de sus falsedades.

[1] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=80127