Por Nicolás García Pedrajas

El diario Público ha sido en la presente agresión asesina de Israel sobre la Gaza el único periódico de tirada nacional que se ha atrevido a posicionarse de forma inequívoca contra la masacre. Tanto en sus noticias como en  sus columnas de opinión ha sido el único capaz de no tergiversar la realidad y de no justificar el asesinato de inocentes ni el uso de bombas de racimo o armas químicas, como el fósforo blanco.

Hoy el diario anuncia que ha despedido a su director, Nacho Escolar, para colocar a un rebotado del grupo Prisa. Conociendo la vergonzosa línea editorial que han mantenido El País en estas dos semanas de asedio a Gaza no hay que ser muy optimista respecto a la posición de Público a partir de ahora.

Resulta francamente preocupante que los periodistas críticos con Israel sepan que se están jugando el puesto. Veremos la evolución de Público, pero hay que ser pesimistas.

Espero que al menos sirva para que los que se toman a broma el poder del lobby judío empiecen a darse cuenta de lo que es capaz.