Por Nicolás García Pedrajas

Esta mañana el conductor de un camión que llevaba ayuda humanitaria de Naciones Unidas a la Franja de Gaza ha sido asesinado hoy y otros dos han sido heridos por fuego del Ejército israelí, según han confirmado fuentes de la ONU [1]. Francesc Claret, portavoz de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), ha afirmado que la agencia “había coordinado con el Ejército la entrada de camiones” y había indicado la ruta que éstos iban a seguir.

Sorprendentemente la única acción de la ONU ha sido suspender la ayuda humanitaria. Nada más. Ni una condena a Israel, ni una propuesta de sanción, nada.

Por otro lado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha acusado a los israelíes de “saltarse las leyes humanitarias internacionales” al entorpecer su acceso a los heridos [2]. Esta acusación se ha realizado después de que los efectivos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja vieran cómo el ejército israelí les impedía el acceso al barrio de Zeytun en la ciudad de Gaza. El permiso llegó cuatro días después de haberlo solicitado y los equipos de rescate encontraron a cuatro niños junto a los cadáveres de sus madres en un edificio. “Estaban demasiado débiles como para sostenerse por ellos mismos”, dijo el IRCR.

En un comunicado, la organización añade que en el mismo edificio encontraron a “otro hombre con vida incapaz de moverse. En total había doce personas muertas en sus colchones”.

En otra casa, los equipos de rescate encontraron 15 supervivientes de los bombardeos israelíes, varios de ellos heridos de gravedad. Los soldados israelíes montaron una barrera a 80 metros de la zona y ordenaron a los médicos salir de allí, cosa que rechazaron, reza el comunicado.

El IRCR reconoce tener datos de más personas heridas en otros edificios destruidos, pero no tiene acceso a ellos porque el Ejército israelí lo impide. “Creemos que el Ejército israelí está desatendiendo su obligación de dar cuidados y evacuar a los heridos en las zonas de guerra. El retraso en los permisos a la Cruz Roja es inaceptable”.

“Se trata de un incidente sorprendente”, ha dicho Pierre Wettach, jefe del IRCR para Israel y los Territorios ocupados en el comunicado. “Los militares israelíes debían conocer la ley internacional y no hicieron nada para ayudar a los heridos”.

Me resulta difícil imaginar cómo encontrarán argumentos los defensores de Israel para justificar estas barbaries. No sé de qué forma serán capaces de culpar a Hamás de que Israel no deje a la Cruz Roja y a la Media Luna Roja atender a los heridos, pero estoy seguro de que serán capaces de hacerlo. Con todas las atrocidades del ejército de Israel que ya han justificado, una más no les resultará un problema.

[1] http://www.publico.es/internacional/189241/ejercito/israeli/mata/conductor/onu/esta/decide/suspender/servicios/ayuda/refugiados

[2] http://www.publico.es/internacional/189127/cruz/roja/denuncia/israel/desatender/heridos?pagCom=3#comentarios