Por Nicolás García Pedrajas

El juez Fernando Andreu ha decidido admitir a trámite una denuncia contra el exministro de defensa de Israel Ben Eliezer [1] por el asesinato de 14 civiles en 2002. Sin duda estamos ante una excelente noticia. Dado que la justicia israelí ha demostrado de forma feaciente su connivencia con los crímenes del estado validando judicialmente la tortura o los asesinatos extradujudiales, sólo la justicia de terceros países es una alternativa para las víctimas de las masacres de Israel.

El probable que las presiones políticas consigan que todo quede en nada. Pero, aún así, el paso es importante. El hecho denunciado se remonta a 2002, por lo que abre la puerta a denuncias similares de todos los crímenes cometidos por Israel desde entonces. Los autores de las campañas de bombardeos masivos en el Líbano y ahora en Gaza puede enfrentarse a proceso judiciales en el extranajero, que aunque Israel no va a reconocer les van a impedir a los acusados salir de Israel durante el resto de su vida o enfrentarse a la detención y al juicio.

No es mucho, pero al menos algo está cambiando. Se está perdiendo el miedo a condenar las atrocidades de Israel, y aunque su poder es grande, cada vez son más las voces en contra. Así, aunque en la cumbre de Davos [2] se le permitió a Simón Peres el doble de tiempo que a los demás para justificar el genocidio en Gaza, al menos recibió críticas y el presidente turco no aceptó el que no se le dejara hablar.

Es poco aún, pero el apartheid también empezó su caída con pequeños pasos.

[1] http://www.elpais.com/articulo/espana/Audiencia/investigara/ex/ministro/israeli/bombardeo/Gaza/2002/elpepuesp/20090129elpepunac_7/Tes

[2]http://www.publico.es/internacional/195705/erdogan/marcha/davos/discusion/peres/gaza