Por Nicolás García Pedrajas

El funcionamiento del estado de derecho en Europa está comenzando a parecerse cada vez más al del estado policial de EE.UU. El último episodio es el cierre, esperemos que temporal, de la página web de Red Voltaire [1][2]. Este hecho ocurre después de que su director, Thierry Meyssan, publicara un artículo en el cual vinculaba al presidente de la república,  Nicolás Sarkozy, con la CIA.

Es evidente que el poder está cada vez más nervioso ante la imposibilidad de controlar la difusión de información a través de Internet. Pero también es evidente que cada vez tiene menos interés en mantener formas aparentemente democráticas y se inclina directamente por la represión y la censura.

[1] http://www.larepublica.es/spip.php?article12022

[2] http://www.alasbarricadas.org/noticias/?q=node/8245