Por Nicolás García Pedrajas

El uso del terrorismo con fines políticos por parte de los gobiernos no es nada nuevo. Sólo tenemos que comprobar el enorme rédito que la administración Bush le ha sacado al atentado del 11 de septiembre, o como se justifica cualquier atrocidad del gobierno de Israel usando los ataques de Hamas u otras organizaciones de resistencia palestinas.

En los últimos tiempos estamos teniendo uno de los ejemplos más claros en el uso de las FARC por parte del gobierno de colombiano de Álvaro Uribe para tratar de perjudicar  a los enemigos del imperialismo en América Latina. Primero se lanzó una burda campaña para tratar de implicar a Hugo Chávez con la financiación de las FARC [1]. A pesar de lo absurdo de la campaña, todavía se pueden encontrar medios de comunicación que siguen haciendo referencia a este ridículo montaje como si fuera una noticia contrastada.

En los últimos días hemos asistido el enésimo capítulo de todo este patético montaje con la detención en España de María Remedios García Albert como presunta colaboradora de las FARC. De nuevo la fuente de la acusación es el “ordenador milagroso” que según la policía colombiana fue obtenido en la operación en la cual se asesinó a Raúl Reyes junto a varios estudiantes mexicanos [2]. Como en los casos anteriores la operación es tan grosera que apenas se mantiene en pie durante unos días. Inmediatamente después de su detención tanto la ONG para la que trabajaba como el PCE [3] han defendido su inocencia. Después de tomarle declaración el juez ha decidido su libertad bajo fianza de 12.000 €. Esto, más que nada, demuestra todo lo ridículo de la acusación. Si de verdad María Remedios fuera el enlace de las FARC en Europa, se hubiera decretado sin ninguna duda prisión incondicional. Esta fianza tan baja es el primer paso para una exculpación total, que se hará en los próximos meses cuando la noticia pasaemás desapercibida y se evite en parte la verguenza pública al gobierno de Uribe.

El objetivo del montaje es bastante evidente. En un primer paso se informó de presuntas relaciones entre las FARC y ETA, también aparecidas en el ordenador de Raúl Reyes. Posteriormente se pretende que una “terrorista de las FARC” se encuentra en ESPAÑA, lo cual añade “credibilidad” a la relación ETA y FARC. De hecho, así es como se ha informado en medios significadamente anti Chávez [4]. La finalidad última es obligar al presidente de España, José Luis Rodriguez Zapatero, a unirse al frente contra Chávez, o al menos, dificultar todo lo posible su relación creando una falsa relación Chávez, FARC y ETA.

[1] http://www.agendaroja.org/?p=40

[2] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=64290

[3] http://www.larepublica.es/spip.php?article11912

[4] http://www.cadenaser.com/internacional/articulo/espanoles-mantendrian-vinculos-eta-farc/csrcsrpor/20080729csrcsrint_2/Tes