Por Nicolás García Pedraja

Un informe secreto del Banco Mundial hecho público por el periódico The Guardian [1] confirma que los biocombustibles son el principal responsable del aumento de precios de los alimentos básicos que ha llevado a la crisis alimentaria mundial. Este informe también desmonta que el aumento se deba a una mayor demanda.

El informe estima el crecimiento de los precios debido a los biocombustibles en un 75%, muy superior a la estimación oficial del gobierno de EE.UU., del 3%.

La evidencias sobre el impacto de los biocombustibles en el hambre en el mundo de más de 100 millones de personas se están haciendo tan evidentes que la UE ha tenido que revisar su política de apoyo a los biocombustibles [2].

En realidad, con los biocombustibles no quemamos la comida de los pobres para mover nuestros coches, estamos quemando los cadáveres de niños, hombres y mujeres que mueren porque su comida nos hace falta para pasearnos con nuestro todoterreno y comprarnos un móvil de última generación todos los meses.

[1] http://www.guardian.co.uk/environment/2008/jul/03/biofuels.renewableenergy

[2] http://www.publico.es/ciencias/132678/biocarburantes